Me cuesta creerlo

Hoy me he decidido a escribir este post después de que haya pasado la terrible tragedia de la muerte o mejor dicho… del asesinato tan tremendo del pequeño Gabriel.

Qué puede pasar por la mente humana para cometer semejante atrocidad. No puedo, ni quiero pensar en el sufrimiento de esos padres. Yo soy madre y no me imagino que a mis hijos le pudieran hacer algo tan terrible.

Han sido días de búsqueda que ha tenido en vilo a toda España con la esperanza de haberlo encontrado vivo. Escuchando a esos padres a diario como hablaban de su hijo, con ese amor que hicieron que a todos nos enamorara su carita y que lo sintamos como hijo nuestro también.

Pasaron los días y daba pena de verles la cara a esos padres ya derrotados por el cansancio y quizás también temiendo el fatal desenlace. Nunca te puedes imaginar que te ocurra algo así, y menos aún cuando tienen a la asesina de tu hijo tan cerca tuya.

Que sangre fría tiene que tener una persona para cometer un crimen y luego colaborar en la búsqueda como si nada, al lado de su pareja, viendo a diario el sufrimiento de esos padres y a España entera levantada y no inmutarse. De verdad que es algo increíble.

Sólo espero que la ley de este país se ponga las pilas para que seres como éstos que cometen estos crímenes tan atroces les caiga todos los años posibles sin salir a la calle. Por mí la verdad que podrían pudrirse en la cárcel.

Quedémonos todos con esa carita dulce del pequeño pescaito, que seguro que donde esté, estará bien orgulloso de ver como lo quiere tanta gente que él ha enamorado con su inocente sonrisa… Besitos y ser felices :*

 

4 comentarios sobre “Me cuesta creerlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *