Unos días en Madrid

Esta Semana Santa nos fuimos unos días a Madrid. En principio nos íbamos a quedar en casa, con idea de ver procesiones y dar una vuelta pero al final pudimos coger unos días y aprovechamos para irnos a Madrid, que tanto nos gusta a todos. Ya habíamos estado varias veces solos o con los niños. La verdad que por algo es la capital de España. Es llegar y te faltan ojos para ver tantos edificios, tantos monumentos espectaculares y ya no hablemos del ambientazo que recorre cualquier calle de la Capital.

Nos alojamos en un apartamento pequeño pero suficiente para los cuatro que además no le faltaba de nada, y si algún día no te apetecía comer fuera lo podrías hacer allí, pues aunque la cocina era pequeña, tenía de todo. Lo mejor de este apartamento era la ubicación, pues a todos los sitios que queríamos ir lo hicimos sin necesidad de usar transportes públicos.

El coche lo dejamos en un parking que anteriormente habíamos ojeado cuando reservamos el apartamento y está muy bien por la cercanía para ir luego con las maletas para hospedarnos y también porque de precio estaba genial los tres días que lo tuvimos dentro.

Nada más salir del edificio donde nos hospedábamos teníamos a nuestro alrededor todo tipo de tiendas, bares, restaurantes e incluso una farmacia que está genial para cualquier urgencia y aún más cuando vas con niños. Lo que más nos gustó de ese sitio fue la plaza de Santa Ana que tan solo estaba a 50 metros de nuestro hospedaje. Es muy bonita y con un ambiente increíble a cualquier hora. En ella se encuentran edificios como el Teatro Español o el Hotel Reina Victoria. También pudimos ver las esculturas de Pedro Calderón de la Barca y Federico García Lorca situadas en el conocido Barrio de las Letras.

Fueron tres días muy aprovechados. Visitamos lugares que aún no conocíamos como el Jardín Botánico que es inmenso y que los amantes de la botánica alucinarían allí. También fuimos a visitar el Templo de Debob, que es un edificio del Antiguo Egipto localizado actualmente en Madrid  y que está situado cerca de la Plaza de España, otro lugar que no puedes dejar de visitar si vas a Madrid ya que es donde se encuentra la estatua de Don Quijote y Sancho Panza que tantas veces veía en las pelis españolas de pequeña. Otro día aprovechamos la mañana para ir a la Plaza de Colón. Una vez allí visitamos tiendas del Barrio de Salamanca que estaban muy cercas de dicha plaza.

No me podía ir de allí sin comerme el típico bocadillo de calamares, pues ya es todo un clásico si vas de visita a Madrid y es que están buenísimos. Uno de los días que estuvimos pateando calles típicas de la zona me topé con una floristería preciosa con mucho encanto. Más que una floristería parece una de esas casas antiguas con muchas flores en el patio y con una puerta de entrada antigua de hierro que ya solo desde fuera te quedas mirando lo original del sitio. La floristería se llama el Jardin del Ángel, es que hasta el nombre es especial.

Y ya por último la noche antes de nuestros días por Madrid fuimos al Teatro Rialto en Gran Vía a ver la actuación del Mago Pop que nos dejó a todos con la boca abierta, ¡lo que hace es espectacular, tiene un talento increíble este chico!

En fin, fue poquito tiempo pero intenso. En cuanto podamos volveremos a ir pues aún nos queda mucho por ver. Besitos y ser felices :*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *