Cuando menos te lo esperas

Sí, es el título de una película maravillosa que he visto varias veces porque es de esas pelis que ponen mucho en televisión y no te cansas de verla, pues te enganchan al ver como en algún momento te puede pasar algo inesperado que llega a tu vida por casualidad como suelen llegar las cosas importantes de verdad, cuando uno ni se lo había planteado.

No solo te puede llegar algo inesperado en el terreno amoroso, sino que también te podría pasar en el ámbito profesional e incluso cuando te quieres comprar esa casa que alguna vez viste y soñaste con que algún día fuera tuya, ¿por qué no?

La vida te puede sorprender en cualquier momento. Soy de las que piensa y defiende de que las cosas pasan por algo y que somos fruto de las casualidades. En mi caso puedo decir que algo así me pasó hace ya 28 años cuando por casualidad a unos amigos y a mí nos invitaron a una pequeña fiesta un 24 de diciembre en la que también mi mejor amigo y vecino, el que hoy es mi marido. Jamás me podría imaginar que una canción y alguna copita que otra hicieran que me besara con el que era mi amigo e incluso al que le contaba confidencias de un noviete con el que yo salía que por aquel entonces era el chico que más me gustaba.

Él me escuchaba y se tragaba el decirme… “¿quieres dejar de contarme más historias de ese y darte cuenta de que me gustas y no de ahora, sino de siempre? Y la verdad, no me daba ni cuenta. ¡Pero el destino organizó aquella fiesta para que él y yo nos besáramos guiados por un cúmulo de cosas que hizo que nos diéramos cuenta de que fuera ahí y no en otro lugar donde pasáramos de la amistad a ser novios y que diez años después de aquella fiesta llegáramos a casarnos y a formar una familia de la que estamos orgullosos.

Pues sí, esa es mi historia y seguro que la de much@s de vosotr@s. Una vez oí que las circunstancias en las que conoces a alguien, no cambia lo que al final sientes por esa persona y estoy convencida de que quien lo dijo tenía toda la razón. Besitos y ser felices :*

4 comentarios sobre “Cuando menos te lo esperas

  1. A veces pienso que las casualidades no existen, sin embargo, a lo largo de mi vida me han pasado cosas increíbles, como el estar sentada en una terraza, mirando un edificio que me encantaba, en él había alquilado un apartamento para pasar mis 15 dias de vacaciones y dije: _ no sé cuando, ni por cuanto tiempo pero yo, acabaré viviendo en ese edificio.
    Por cosas que suceden, llevo casi dos años pasando fines de semana, días libres y veranos en un precioso apartamento en… ese edificio y tomando café en esa misma terraza.
    ¿ Casualidad o destino?.

    1. Para mí esto un claro ejemplo de que las casualidades SÍ existen. Si tú no hubieses alquilado ese apartamento el destino no te hubiera llevado a comprar el de tus sueños. Al final, una cosa está unida a la otra. Es bonito que nos pasen estas cosas para no perder nunca la ilusión por aquello que nos hace feliz. Un besito :*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *