Vacaciones en Londres

Este verano teníamos claro que queríamos viajar a Londres, pues hacía tiempo que nos picaba el gusanillo. El vuelo lo hicimos con Ryanair, tengo que decir que no son nada puntuales con el horario. Teníamos la salida para las doce menos cuarto y acabó saliendo una hora más tarde, lo mismo pasó con el regreso. ¡Una pasada!

Llegamos al aeropuerto London Stansted y ahí esperamos un autobús que nos llevaría a donde íbamos a hospedarnos, que se encontraba a una hora de camino más o menos. ¡Se nos hizo eterno, la verdad! Nos alojamos en la zona de Hyde Park en unos apartamentos muy bien ubicados y con muchas tiendas alrededor para comprar tanto comida como cualquier tipo de souvenir. Lo que menos nos gustó del apartamento fue la falta de limpieza y el mal olor que siempre había, pero bueno, nada que no se solucione con un buen ambientador jejeje.

Lo primero que hicimos nada más llegar fue sacarnos la Oyster Card , pues para poder moverte de un lado para otro lo mejor es el metro y más aún en una ciudad tan enorme como esa. La verdad es que te ahorras un dinerillo en el metro con esta tarjeta. Para viajar a Londres o a cualquier sitio de Inglaterra lo mejor es hacer los pagos con tarjeta aunque nosotros también llevábamos libras en efectivo.

Algo que nos llamó mucho la atención de Londres es que están todas las calles muy limpias y sin embargo te cuesta encontrar una papelera cerca. La comida en esta ciudad ya se sabe, si quieres gastar poco pues… Mc Donald’s, pizzas, Burger King o algún bocata que otro. Antes de viajar a Londres ya habíamos ojeado lo que íbamos a ver cada día. Por su puesto era visita obligada ir a los Almacenes Harrods.

El primer día que llegamos, como estábamos muy cansados, lo dedicamos a pasear por la zona e ir a visitar los jardines del Palacio de Kensington situado dentro de Hyde Park, un sitio precioso, super cuidado y enorme. Actualmente en este palacio es donde residen el Príncipe Guillermo y Kate Middleton. Al pasear por este parque te quedas prendado de todo su encanto y también pasas el rato dándole de comer a los patos y a las ardillas que allí se encontraban.

El segundo y cuarto día reservamos unos free-tours que están bastante bien y donde según lo que contrates te cuentan la historia de la ciudad (muy recomendable). Los días restantes fuimos por libre visitando lugares como la Torre de Londres, el Tower Bridge, el Palacio de Buckingham, el Palacio de St. James (una de las residencias donde vivieron el Príncipe Carlos y Diana de Gales). También visitamos el London Eye, el Big Ben (actualmente en obras :c), el Soho y ChinaTown, que son muy peculiares por cierto y la Plaza de Trafalgar donde actualmente se conmemoran todas las celebraciones británicas. No pudo faltar la visita al famoso mercado de Portobello, situado en Notting Hill, muy conocido por todos por la famosa película. Me encantaron las típicas casitas de la zona con sus coloridas fachadas repletas de bonitas flores en todas sus ventanas.

Y ya el último día aprovechamos la mañana, pues por la tarde cogíamos el vuelo, y fuimos a visitar el Museo Británico, muy interesante de ver.

Deciros que para quien no conozca Londres merece la pena visitarlo. Nosotros en los cinco días que estuvimos allí lo aprovechamos muy bien, pero aún así nos quedó mucho por ver. Han sido días muy intensos pero muy gratificantes a la vez. No descartamos regresar en un futuro no muy lejano. Besitos y ser felices :*

 Aunque no lo parezca, eso es el Big Ben :O

London Eye

 

 

 

 

 

 

 

 

  Tower Bridge

 Palacio de St. James

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *