18 Sept. 2018

Hoy martes ya amanecimos todos muy temprano para el comienzo del nuevo curso (se acabó lo bueno señores jajaja). La verdad que teníamos ganas ya de volver un poco a la rutina, porque hay que reconocer que todo cansa, incluso los niños estaban ya un poco cansados del verano y les apetecía comenzar el curso y ver a sus compañeros. Están muy motivados con esta nueva etapa que seguro les va a ir genial a los dos 🙂 .

Yo me lié a hacer cosas en casa y terminé tarde. Me puse a hacer la comida, hoy me apetecía lentejas, porque en todo el verano no las he puesto, pero es que con la calor no apetece mucho, la verdad. Pero mi gozo en un pozo, porque me lié a hacer cosas “como si no hubiera un mañana” y se me pegaron. Me puse de una mala leche tremenda. Así que tuve que pasar al plan B (llamar al marido y que se trajera un pollo) 🙂 . “Las pollerías, que buen invento jaja”.

Los chicos llegaron a casa (hambrientos, pobres…) y cuando vieron el pollo, se pusieron mas contentos que unas castañuelas jejeje porque les encanta.

Ya por la tarde dejamos al peque en inglés y fuimos a comprar los materiales que les pidieron a los dos los profes. Por lo pronto está todo comprado (hasta nueva orden) 🙁 .

Nada más por hoy… me voy a la ducha y a hacer la cenita que ya no me puedo hacer la remolona que me coge el toro jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *