18 Sept. 2018

¡Pero que mañana de agua, que barbaridad! A las ocho menos diez, cuando salíamos para el insti, empezó a llover como si no hubiera un mañana. A esa hora, que aún no era de día y con tanta agua es que ni se veía. ¡¡¡Vaya!!! que iba acojoná conduciendo, además lo típico que pasa siempre, que cuando más llueve es siempre a la hora de llevar y recoger a los niños, “es que no falla oye “.

Esta mañana, tal y como estaba el percal fuera, me he quedado en casa haciendo cosas. Más que nada metida en la cocina porque además del almuerzo, dejé otra comida echa y un arroz con leche que también hice (que los niños tenían ganas de comerlo, sobre todo el chico, que le encanta 🙂 ). Así que la mañana la pasé metida en la cocina. Luego quise planchar un  poco, pero me dio flojera. Así que mañana lo haré, porque no creo que salga y además le cambiaré ya el armario a los niños, ¡uf! que pereza 🙁 .

Hoy estoy mejor con la cabeza, pero del todo no, la tengo un poco tarumba ¡¡¡y estoy como el tiempo vaya!!! Hasta mañana, chic@s.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *