CARGANDO...

Escribe para buscar

TU MEJOR PLAN PARA VIVIR SIN DOLOR

Salud y Belleza

TU MEJOR PLAN PARA VIVIR SIN DOLOR

Compartir

A veces se da por hecho que el dolor de espalda al llevar demasiado tiempo con nosotros es imposible de vencer, sin embargo, vivir sin dolor es posible. 🙂

Hace poco me leí un libro estupendo, que habla de todo lo referente a esta dolencia tan molesta y que tanta gente padecemos y sufrimos a diario y sin lograr mejoría. En mi caso, lo llevo ya padeciendo muchos años y sigo a día de hoy prácticamente igual.

He ido durante todos estos años que llevo padeciendo esta molesta dolencia a varios traumatologos y y tras varias pruebas todos coinciden en lo mismo, y es que aunque tengo una escoliosis varias protunsiones y una hernia, (vaya que estoy echa un cromo 🙁 ), parte de este dolor constante desde que me levanto hasta que me acuesto es, porque nuestros hábitos de vida castigan esta parte del cuerpo que se ve incapaz de soportar cargas que recibe a diario. Pues bien, la mayoría de las molestias en esta zona, podrían prevenirse y aliviarse poniendo en práctica algunos sencillos consejos y dedicando tan sólo 10 minutos al día a estirar, descontracturar y relajar la musculatura que rodea la columna vertebral.

Seguro que tod@s tenemos 10 min al día para mejorar nuestra salud, solo tenemos que querer hacerlo y crear un hábito. Yo tengo que confesaros que llevo un tiempo intentándolo y me cuesta mucho porque soy muy poco constante, y suelo posponer a veces esos diez minutos por hacer otra cosa que seguro es menos importante que mi salud.

siempre habrá un momento adecuado para cada persona ya sea, por la mañana, por la tarde o por la noche el caso es encontrar esos diez minutos y hacerlos. Solo así, lograremos por fin, el aliado que tanto necesitamos ;).

Hay una frase en el libro que me ha encantado, atribuida durante mucho tiempo al físico Albert Einstein (en realidad no se sabe quien lo dijo) recoge muy bien lo que desea transmitir el libro , y es que…”si deseas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”, y estoy totalmente de acuerdo con esto. si nos damos cuenta, repetimos una y otra vez los mismos movimientos, los mismos gestos y hacerlo siempre de la misma manera es por lo visto, uno de los grandes enemigos de nuestra columna vertebral, pero claro, estos gestos y movimientos los tenemos ya muy viciados como giros bruscos o estiramientos indebidos etc…

Otra de las cosas importantes que dice este libro es que si miramos tiempo atrás… cualquier actividad suponía realizar un ejercicio físico, como por ejemplo el levantarse varias veces para encender o apagar la tele, o no disponíamos siempre de vehículos, con lo cual nos veíamos obligados a caminar mas…

Hoy en día, vivimos muy mecanizados donde a no ser que lo hagamos a conciencia, no trabajamos los músculos.

Un estudio afirma que más de 45 millones de trabajadores en toda Europa tiene alguna lesión lumbar, una muestra más de que no estamos haciendo bien las cosas. ¿Sabías que… el 80% de las lumbalgias ( en la parte baja de la espalda ) son inespecíficas? Ésto significa que el especialista nunca podrá determinar el origen. En parte, es buena noticia porque no suele haber ningún motivo serio detrás y en realidad el dolor avisa que con buenas posturas se solventa.

En el libro hay muchas pautas a seguir para este tipo de dolencias y multitud de factores que pueden estar influyendo a cada persona. No puedo poner todos porque sino este post sería más largo que el Quijote, jajaja, y tampoco es plan. Pero si os dejo con algunos de los que yo creo que son los más fáciles para poderlos hacer a diario, sobre todo al levantarnos, para así comenzar el día sin dolor y acabar la jornada un poco menos estresada.

  1. Haz estiramientos sin moverte de la cama. Si amaneces con la sensación de que tienes el cuerpo entumecido, antes de levantarte, desperézate para ayudar a los músculos a despertarse poco a poco y sin brusquedad.
  2. Camina descalz@ algunos minutos. Empieza el día andando por tu casa, primero de puntillas, luego de talones. Este hábito fortalece las estructuras de los pies. A veces un apoyo inadecuado sobre éstos provoca que el cuerpo se adapte buscando una postura no dolorosa, lo que en un tiempo puede traducirse en problemas en nuestra columna vertebral.
  3. Reaprende a ducharte ( y notarás mejoría ). No eches la cabeza hacia atrás al ducharte, sobre todo si tu dolor suele concentrarse en las cervicales. No te laves solo la cabeza, cuando lo haces agachada sobre el lavabo ( para no tener que mojar el cuerpo entero ) las cervicales hacen un gran esfuerzo que se traduce en sobrecarga muscular. Por eso hay que tratar siempre de ducharse el cuerpo entero para evitar esta postura que tanto fuerza las cervicales. Aprovecha el momento, aplicar chorros de agua caliente sobre una espalda contracturada resulta un alivio estupendo, es mejor hacerlo sentado.
  4. Descansa tu pie al lavarte los dientes. De lo contrario, tu espalda se expone a recibir un 40% más de presión. Lo ideal sería apoyar un pie en una pequeña banqueta. Házlo también al lavarte la cara. Intenta mantenerte erguido y no inclinarte hacia delante, arquear la espalda resulta muy perjudicial.
  5. Elige un sujetador que no fuerce tu espalda. Tres de cada cuatro mujeres usan uno que no es de su talla, según aseguran diversos estudios. Este desajuste suelte acabar provocando que adoptes posturas poco naturales para tu espalda. Bien, porque el sostén aprieta demasiado y los tirantes se clavan en los hombros o porque queda holgado y tiendes a ir hacia delante. Para calcular bien tu talla, lo mejor es pedir asesoramiento en la tienda, así no te equivocarás 😉
  6. Vístete y cálzate mejor sentada. Piensa que cuando te vistes de pie adoptas posturas forzadas para la espalda, sobre todo al ponerte calcetines o medias y los zapatos. Lo ideal es sentarte en la cama o en una silla, manteniendo la espalda lo más recta posible. Para calzarte, agáchate con las rodillas flexionadas y para atar hebillas o cordones eleva el pie apoyándolo en un taburete.
  7. Huye del “por si acaso” al llenar tu bolso. Un error típico de la mayoría de las mujeres es sobrecargarlo y esto es una tortura para nuestra espalda ya desde las primeras horas del día. Intenta evitar los bolsos grandes, para no caer en la tentación de llenarlos como si no hubiera un mañana, lo ideal es un bolso pequeño en bandolera, que hay que ir cambiando de lado de vez en cuando para no dañar tus hombros o bien también un tipo mochila.
  8. Evita estresarte al volante. Si no tienes más remedio que conducir a primera hora, intenta salir con tiempo y no ir con prisas. El temor a llegar tarde ( más aún por quedarte atrapado en un atasco 🙁 ), es una de las situaciones que más puede tensar la musculatura, pero si te ocurre, intenta mantener la calma para no agarrotarte. Ajusta bien el asiento de tu coche para que la espalda quede en reposo sobre todo si tienes que conducir un buen rato. No conduzcas más de un hora seguida para no fatigar en exceso tu columna. Haz las pautas que necesites y baja del coche para caminar aunque solo sea por unos minutos.
  9. Exponte un rato al sol cada mañana. Un estudio hecho en EE.UU. sugiere que hay una relación directa entre la deficiencia de la vitamina D y el dolor, ya que ésta ayuda a reducir la inflamación. Siempre que tengas ocasión y que el tiempo te lo permita a primera hora de la mañana, camina un trecho para recibir algunos rayos solares ya que a través de ellos, sintetizas esta vitamina que puede ayudarte a superar el dolor.
  10. Y por último y creo que el más importante… Resérvate minutos para ser feliz. Estar alegre y con un estado de ánimo positivo hace que fabriques hormonas antidolor. Así que, trata de preveer algunas actividades placenteras en tu jornada que te hagan encararla con ilusión. Un estudio japonés demostró como pacientes con lumbalgias dejaron de sentir dolor al visitar un parque de atracciones, y es que divertirnos nos hace olvidar cualquier molestia, al menos durante ese rato. Ríete a carcajadas 🙂 , la risa relaja la musculatura y hace que generes endorfinas ( las hormonas del bienestar ).

Bueno chic@s, espero que os haya gustado este post y que lo pongáis en práctica, yo ya he empezado y pienso seguir haciéndolo porque os aseguro que no cuesta nada y os vais a sentir mucho mejor.

P.D. Este libro por si os interesa lo tengo de hace tiempo. Venía como suplemento en una revista de saber vivir. 😉 Besitos y ser felices.

7 Comentarios

  1. Inmaculada mayo 1, 2019

    Hola Cristina..que interesante tu nuevo post..lo pondré en práctica..seguro que me va a venir muy bien..los ejercicios de estiramiento.. me encanta y siempre está bien de saberlo..gracias por enseñarnos tanto..😘😘

    Responder
    1. Cristina mayo 1, 2019

      Gracias a ti !!! Por ver mi blog! Besitos guapa🤗😘

      Responder
  2. Alvaro mayo 1, 2019

    Un post muy útil y practico.Cada día lo haces mejor 😘😘

    Responder
    1. Cristina mayo 2, 2019

      Gracias!!! Me alegra q te guste!!! 😘

      Responder
    2. Cristina mayo 2, 2019

      Gracias!!! Me alegra q te guste!!!😘

      Responder
  3. Mari mayo 5, 2019

    Buenos dias Cristina ,muy interesante ,lo pondremos en practica ,besitos 😘😘😘

    Responder
    1. cristina mayo 15, 2019

      Gracias Mari! Me alegra que Te haya gustado, ojalá te sirvan estos consejillos y lo puedas poner en práctica.
      Un besito 🙂

      Responder

Dejar un comentario cristina Cancelar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *