CARGANDO...

Escribe para buscar

Tips para reducir el estrés

Reflexiones

Tips para reducir el estrés

Compartir

He querido hacer este post porque me parecen interesantes estos tips, ya que seguramente muchos de nosotros/as vivimos nuestro día a día a toda pastilla y queriendo hacer mil cosas a la vez.

Para ello he estado leyendo sobre este tema y he recopilado los tips que yo creo los mas interesantes y los mas fáciles para poderlos llevar a cabo.

Encontrar maneras de aliviar el estrés de nuestra vida diaria debería de ser una prioridad, pues somos más comprensivos, más efectivos y estamos más contentos cuando tenemos calma interior.

Aquí os dejo estos consejos que seguro os ayudarán a vivir más tranquilos y mas aliviados/as y a encontrarnos mejor por dentro y también por fuera. ¡¡¡Así que ponerlo en práctica y me contáis!!!!

  • Encuentra un vínculo para descargar la mente: A veces no nos causa tanto estrés lo que hacemos a diario como la cantidad de pensamientos que dan vueltas por nuestra cabeza (pensar en bucle es agotador 🙁 ). Tener todo el rato en la cabeza una lista de “cosas que hacer” nos estresa, porque además de físicamente también necesitamos descansar mentalmente (esto es muy necesario). Cada cual tenemos una forma diferente de desconectar, ordenar los pensamientos o dejarlos aparcados para el día siguiente. Si no logras como hacerlo, entonces aquí tienes algunas ideas 🙂 .
  1. Sal a pasear: Contempla la naturaleza, aunque sea solo veinte minutos al día, dar un paseo por un parque o por alguna calle bonita que te guste porque te resulte especial te ayudará por un rato a desconectar.
  2. Apunta durante el día todas las tareas que tengas pendientes. Hazlo en una libreta bonita que te guste y con tu bolígrafo preferido (esto yo lo hago y me encanta). Te ayudará a liberar la mente el dejar las cosas registradas en papel y sacarlas de la cabeza 😉 .
  3. Si lo que te agobia no son cosas por hacer, sino… problemas o situaciones negativas, utiliza la escritura, el baile, el dibujo o una buena charla con algún amigo/a, eso te ayudará a poner en orden los pensamientos y que dejen de martirizarte.
  • Simplifica: “simplifica tu vida”, esto en la práctica consiste en limpiar y tirar todo eso que no sirve, delegar responsabilidades, eliminar aficiones (quédate solo con la que más te motive) y dejar de acumular cosas que al final más que hacernos felices, nos consumen tiempo y energía. “Aprende a decir No”.
  1. No, no voy a proponerme a leer otro libro, pues tengo ya dos empezados.
  2. No, no voy a ir a apuntarme a dar clases de inglés, porque ni me queda tiempo para mí.
  3. No, no voy a ir a esa cena, porque me apetece más quedarme en casa tranquila viendo unas pelis… (ese es un buen plan, ¿verdad? 😉 ).

Haz menos, “simplifica”. Te darás cuenta en medio de este proceso como te irás encontrando más aliviado/a y verás la vida con más claridad. Este es un paso muy importante para vivir sin estrés 😉 .

  • Pide ayuda (si lo necesitaras, aunque tengas que pagarlo):

Seguramente hay tareas de las que no podemos deshacernos pues tenemos que cumplir sí o sí… “y nos estresan por la falta de tiempo para todas ellas”. En estos casos es cuando debemos pensar en “pedir ayuda”. No vale la pena darle vueltas en la cabeza y torturarnos porque no nos da la vida para todo…

Muchas veces, esta ayuda requiere dinero: tenemos que pagar a alguien para que nos ayuden con los niños o con otros aspectos de la vida. A veces, cuesta dar este paso porque pensamos que esto es un lujo o un gasto innecesario.

Pero habría que hacerlo si es que eso te va a ayudar a vivir mejor y más sosegado. Haz cuentas y valora si te lo puedes permitir, valora si ese dinero compensa la tranquilidad que recibes a cambio 🙂 .

  • Desconecta: Apaga por unas horas el móvil. Es imposible relajarnos si a cada momento estamos pendientes de las redes sociales. Es necesario desconectar para centrarnos en el presente, en el aquí y en el ahora.

Vivir sin estrés implica crear espacios de desconexión en los que no seamos requeridos por decenas de personas.

  • Haz las cosas despacio a propósito: Al margen del número de tareas que hagamos al día, la sensación de estrés también se ve magnificada por la rapidez con la que nos movemos. En nuestra sociedad se valora más la rapidez con la que alguien hace las cosas. ¿Qué has limpiado tu casa en la mitad de tiempo que yo? Joo… ¡qué envidia, seguiré tu ejemplo! ¿Qué has leído cinco libros en dos días? ¡Guauu, eres un crack!

Si queremos bajar el nivel de estrés interno, debemos enamorarnos de la lentitud. Respira despacio a propósito, cocinar sin mirar el reloj, leer un libro haciendo pausas para así degustar las frases que te inspiren…

Vivir sin estrés es cuestión de, como todo, evaluar nuestra vida y ver de dónde vienen los problemas e intentar tomar la decisión de hacer pequeños cambios más saludables para nosotros. Todo está en tu mano. Así que… ACTÚA HOY MISMO 🙂 .

Espero que os haya gustado este post, yo lo he disfrutado mucho escribiéndolo, pues me parece muy interesante. Me encantaría que lo pusierais en práctica. Pienso que la calidad de vida es super importante para nuestra salud, debemos aprender a vivir sin prisa pero sin pausa, y nuestra mente y nuestro cuerpo lo agradecerá 😉 .

Besitos y ser felices :*

Post Anterior
Siguiente Post

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *