CARGANDO...

Escribe para buscar

Carta a mis hermanas

Reflexiones

Carta a mis hermanas

Compartir

Este post se lo dedico a mis dos hermanas.

Somos 3, yo la pequeña. Con la mayor me llevo 9 y con la segunda casi 6. Desde pequeñas hemos sido una piña, crecimos en un ambiente muy familiar y de mucha unión. Nos criamos en una casa pequeña, preciosa, con nuestros padres y Abuela Ana (que fue nuestra segunda madre, a la que adorábamos y no olvidaremos nunca). Hemos sido unas niñas buenas y felices. Desde muy pequeñas dormíamos las tres juntas y eso hizo que tuviéramos mucha complicidad. Aunque nos encantaba salir y jugar con las amigas, lo que más nos gustaba de pequeñas era estar juntitas en el sofá con nuestros padres y abuela viendo la tele. Aún más que llegara el fin de semana para que nuestra abuela nos hicieras las tortitas de masa para desayunar, que tanto nos gustaban y estaban buenísimas. El olor impregnaba la casa desde muy tempranito.

Con las dos siempre he tenido muy buena relación, quizás por ser la peque de la casa me he sentido siempre muy protegida por ambas. Por la diferencia de edad con la mayor, tengo que decir que ha sido para mí como una segunda madre en algunos momentos de mi infancia y de mi adolescencia porque me cuidaba y me aconsejaba como tal. Con la mediana en muchos momentos hemos sido muy confidentes y tengo bonitos recuerdos jugando juntas 🙂 .

He sido una niña mimada, sí, tengo que decirlo (para eso he sido la pequeñaja de la familia, jajaja). Como en todas las casas tuvimos momentos buenos y otros no tanto… El primer zarpazo que sufrimos fue el fallecimiento de nuestra abuela Ana, que fue algo muy inesperado y triste para la familia. Nuestra madre lo pasó fatal, estaba rota de dolor porque jamás pensó que su madre (la que adoraba y con la que llevaba viviendo toda su vida) se fuera así de un día para otro. Yo, aunque tenía 10 años, recuerdo muy bien lo duro que fue ese golpe para todos. Mis hermanas, que eran más mayores, recuerdan mejor que yo lo mal que lo pasamos todos y lo que a mi madre le costó levantar cabeza. Mi hermana la mayor, que entonces tenía 19 años, tuvo que coger durante un tiempo el timón de casa. Aprendió como pudo a hacer de comer, porque mi madre se la pasaba llorando en su habitación todo el día (la pobre…), pensábamos que no lo superaría nunca. A día de hoy sigue llorando su pérdida.

Un par de años después la mayor se casó y por la profesión de su marido se fue a vivir fuera. Recuerdo que lo pasó mal al principio porque siempre había estado muy apegada a la casa y a mi madre. Yo tenía 13 años y la echaba mucho de menos, porque como dije antes, estábamos muy unidas. En más de una ocasión me he ido largas temporadas con ella y me encantaba, me lo pasaba genial. Me trataban como a una hija dándome todos caprichos que me gustaban (con razón no me quería volver para casa, jajaja). Dos o tres años después se casó mi otra hermana, aquí me cogió un poco más mayorcita, tenía 16 años. Cuando me vine a dar cuenta me vi sola con mis padres y la verdad que durante un tiempo me sentí muy rara en casa, pero feliz porque siempre que podíamos nos reuníamos todos a celebrar lo que fuera, pues de lo que se trataba era de estar juntos y disfrutar de lo que siempre nos gustaba tanto: alargar los almuerzos con la merienda, y más tarde con la cena.

A día de hoy ya siendo adultas y teniendo cada una nuestras familias seguimos manteniendo esa unión que nuestros padres nos inculcaron desde pequeñas. Tenemos nuestras cosas de vez en cuando (como todo hijo de vecino, jeje), pero nada que no se arregle hablando y ya está 😉 . Termino este post dándoos las gracias porque no he tenido una madre, he tenido junto con abuela cuatro… Quiero que sepáis que desde chica me he sentido muy querida y respaldada por vosotras. He sido una niña alegre, pimpireta y feliz junto a vosotras, y en mi otra vida quiero volver a teneros como hermanas.

Os quiere, vuestra hermana la peque. Besitos y ser felices :*

Post Anterior

8 Comentarios

  1. Alvaro abril 28, 2020

    Eso es querer a unas hermanas 😘

    Responder
    1. cristina abril 28, 2020

      Un besito Alvaro y gracias por leerme. 😉

      Responder
  2. Juan abril 28, 2020

    La verdad que sí eso es lo bonito la amistad y la unión que tenéis tod@s

    Responder
    1. Cristina abril 28, 2020

      Si Juan, la unión nunca habría que perderla. gracias||| Besitoss *.

      Responder
  3. Inmaculada abril 28, 2020

    Que precioso me has emocionado,que niñez más bonita has tenido!! Y segura si tus hermanas te quieren tanto es porque eres especial y ellas también!! Un besito ! Y mucha suerte !!😘🌷

    Responder
    1. Cristina abril 28, 2020

      Me alegro mucho de que te haya gustado tanto Inmaculada, de verdad| gracias por leerme y un besito fuerte guapa. *.

      Responder
  4. Manguy abril 29, 2020

    Hola!! Como tú ya sabes quien soy , te diré que eso nunca se puede olvidar , y ese amor sigue para toda la vida , y la hermana mayor siempre , aunque su hermana ya está casada y con hijos la verá siempre como su hermana pequeña y con ganas de seguir protegiéndola igual que a su otra hermana , eso no cambia, lo que cambia es la vida pero el amor y protección hacia las menores es para toda la vida , y el cariño por eso es recíproco. Un beso súper fuerte ( y lo de las tortitas me traen un recuerdo súper entrañable)

    😘❤️👩‍🦰👩🏻‍🦱👩‍🦱

    Responder
    1. cristina abril 30, 2020

      Sí, sé quien eres 😉 y tienes toda la razón. Ese cariño es para toda la vida ❤️. Cuídate mucho 😘

      Responder

Dejar un comentario Cristina Cancelar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *