Qué me enseñó el 2017

Me enseñó a creer más en mí, a darme cuenta de que la vida es un aprendizaje constante en el que hay que tener bien alerta los cinco sentidos, sin despistarnos ni un sólo momento, para no perdernos ninguna escena de lo que está aconteciendo en nuestra vida.

Me ha enseñado a no hacer listas de propósitos, pues al final es inevitable vivir sobre la marcha ya que las cosas suceden cuando uno menos se lo espera, ya sea bueno o malo. Así que mejor dejarse llevar y dejar que la vida nos sorprenda.

Me ha enseñado a ser menos confiada, pues lo soy y mucho, y es algo con lo que tengo una lucha constante.

Me ha enseñado a contar hasta diez y si hace falta hasta veinte, antes de dar un paso en falso, o de decir algo que pueda lastimar al otro o incluso a mi misma.

Me ha enseñado a que por año tengo la sensación de que la vida es más corta, que hay que disfrutar de cada momento como si fuera el último.Me enseñó a dejar a un lado las cosas que no tienen importancia y ni me aportan nada en mi vida y si a dárselas a las que de verdad lo tiene. A que amigos solo hay dos, los demás solo son conocidos.

Así que si algo me ha enseñado este año es a vivir un poco más despacio, con una buena actitud y sabiendo que al final estamos aquí de paso, con lo cual vivamos la vida como nos de la gana y no como quieran los demás que la vivamos.

Por último, este año me ha enseñado a reflexionar para que el siguiente sea aún mejor y así con todos los que vengan, que esperemos que sean muchos. Un besito y ser felices :*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *