Como hemos cambiado

Cuando miro atrás, pienso lo rápido que pasa el tiempo, que parece que fue ayer cuando era una niña. Recuerdo mi infancia como una época de mi vida en la que fui muy feliz.

Vivía en una casa pequeña pero preciosa junto a mis padres, mis dos hermanas y mi abuela Ana, la que fue para nosotras como una segunda madre, algún día os hablaré de ella… “Era una mujer increíble”.

Entonces sí que se jugaba en la calle. Veníamos del cole, hacíamos los deberes, merendábamos con barrio sésamo (que me encantaba) y a la calle a jugar con los amigos. No hacía falta móvil para mandarnos whatsapps y ver quién se salía… Sino que salíamos y nos íbamos buscando unos a otros.

Me encantaba jugar al elástico, a la comba, al esconder, a salto pared (lo que me reía con ese juego), a balón volea y sobre todo a las casitas, un día tocaba en mi casa y otro en la de alguna amiga. Lo recuerdo con mucha nostalgia. Seguramente los que sois de mi generación os sentiréis identificados.

Ahora los niños no juegan apenas en la calle, si salen a jugar es con el móvil en la mano. Entiendo que nuestros hijos han nacido ya con el “mundo internet”, pero es una pena que se queden atrás tantas cosas bonitas que nosotros hemos vivido y… ¡¡éramos tan felices!!

Yo les cuento a mis hijos como me pasaba horas en los escalones del portal de casa jugando a los cromos o recortando mariquitinas y cambiando estampas de los dibujitos que ponían entonces, ¡yo tenía todos los álbumes rellenos! Ja ja ja, y no hablemos ya del colegio, ellos flipan cuando les cuento que antes teníamos cole por la mañana y por la tarde. Yo estudié en un colegio de monjas que estaba a unos quince minutos de mi casa. Teníamos que pasar un puente con forma de caracol que hicieron, porque por debajo había una estación de tren, que hasta que no hicieron ese puente pasábamos por las vías para poder cruzar a la cera de enfrente e ir para el cole. Ese camino lo hacíamos cuatro veces al día, lloviera o venteara, porque entonces no es como ahora que llevamos a los niños en coche hasta a la vuelta de la esquina. Para mis hijos es impensable que tuvieran que ir hoy andando a todos los sitios…

Hecho de menos la E.G.B. Esos libros forrados con los  cantantes y grupos más famosos del momento, que no se veía ni apenas el libro sino las caras de los Hombres G  ja ja ja (como en mi caso…).

Ahora las niñas de doce años se mueren por instagram y  por subir fotos poniendo morritos y viendo cuantos likes tienen.

Si que es verdad que en otras cosas no creáis que hemos cambiado tanto, porque yo siempre digo que ya está todo inventado, que sólo reinventan lo ya inventado (no sé si me  entendéis).

Ahora se lleva todo lo vintage, que no es más que todo lo que se llevaba hace treinta o cuarenta años, pero con un aire  más chic. Y con la ropa no digamos, sacan una prenda como lo último del momento la miro y digo… ¡pero si eso me lo puse yo hace veinte años! Je je je.

En fin, que no me quiero enrollar más porque de este tema, habría para rato. Yo creo que tod@s los de mi generación seguro que entenderéis de que va este post y seguro que por un momento, os habéis transportado un ratito a vuestra infancia.

Yo mantengo muy vivo estos recuerdos contándoselos a mis hijos que además les encanta oírme y a mí me encanta recordarlo. Besitos y ser felices :*

2 comentarios sobre “Como hemos cambiado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *