La envidia

¡Qué mala es la envidia! Cuantas veces hemos podido decir esto a lo largo de nuestra vida, ¿verdad?

Definición de envidia según la RAE:

  • Sentimiento de tristeza o enojo que experimenta la persona que no tiene o desearía tener para sí sola algo, que otra posee.
  • Deseo de hacer o tener lo que otra persona tiene.

En mi humilde opinión, la envidia creo que es un problema psicológico muy común que hace sufrir a muchas personas, tanto al envidioso como a las víctimas (por llamarlo de alguna manera).

La envidia puede ser leve o intensa. No creo que exista la envidia sana, la envidia se tiene o no se tiene. Es cierto que alguna vez se puede tener alguna pelusilla a alguien por la circunstancia que sea, porque es inevitable, sería hipócrita no reconocerlo, pero esa pelusilla se pasa enseguida y no tiene ninguna maldad. La envidia… ¡es otra cosa!

Para mí, hay dos tipos de envidiosos. Está el envidiosillo, que es aquel que aún teniendo el de todo y vivir muy bien, siempre se le antoja todo lo que tú tienes, pero porque son personas caprichosas e insatisfechas que no saben ni lo que quieren.

Y luego está el envidioso insatisfecho que siente mucho rencor contra todo aquel que vive muy bien, aquel que tiene su buen coche, un buen trabajo, una buena casa o una bonita familia, etc… En definitiva que les va muy bien en la vida. A ese tipo de envidioso es al que hay que temer, ¡pues es tanto el odio que pueden llegar a tener que te desean todo lo peor!

Lo más triste de esas personas es que incluso teniendo todo o aún más que tú, te siguen teniendo envidia, porque al final no quieren tener lo que tú tienes, sino que tú no lo tengas.

Este sentimiento en algunas personas llega a ser muy peligroso. Yo a lo largo de mi vida he topado alguna vez con gente así como me imagino que cualquiera de  vosotr@s… Y deciros que suelen ser personas inmaduras, con mucho afán de destacar por encima de todos, ser el centro de atención y viven en constante competencia contra todo el mundo. Qué sin vivir, ¿verdad? Al final les condiciona su personalidad, ni viven ni dejan vivir.

Yo la verdad es que puedo presumir a día de hoy, de no tenerle envidia a nadie y lo digo a boca llena, la vida es muy corta como para estar pendiente de lo que tiene fulano o mengano, ¡qué pereza!

Intentemos mejor ser felices con lo que cada uno tiene y disfrutar de todos nuestros logros y si el de al lado tuyo vive mejor que tú, pues mira… Olé por él, yo le doy gracias a dios por lo que tengo y no me meto en la vida de nadie, pero que tampoco se metan en la mía y así seguro que a todos nos irá mucho mejor; si total, de lo que se trata es de vivir… pues vivamos lo mejor que podamos sin joder a nadie y lograremos ser mejores personas de lo que ya somos.

Besitos y ser felices :*

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *